«LA URGENCIA DE UN SUEÑO» NOVELA QUE HOY NOS INVITA A VIVIR Y REFLEXIONAR LA VIDA ACTUAL EN UN EXTRACTO DEL GRAN ESCRITOR MARIO TORO

La Urgencia de un Sueño, novela de Mario Toro

El poeta y narrador chileno Mario Toro nos presenta esta obra de sugerente título. Es una historia actual, moderna, universal, en la que cruzan el amor, el dolor, la política, las necesidades humanas más extremas. Con pinceladas ágiles nos presenta personajes y escenarios del mundo entero que viven la pasión, la intriga, la esperanza y sobre todo la urgente de necesidad de ver que los sueños de un mundo exigido por la angustia y el miedo puedan hacerse realidad. La obra entretiene, atrapa, conmueve.

Jaime Hales
Escritor

Nuestra revista LETRAS 25 agradece la colaboración del escritor y poeta Jaime Hales, presentador de esta obra. Editada por Universo Letras.


Fragmento de la Obra: » La Urgencia de un Sueño»

«…Ambos, con lo que experimentaban mutuamente en esos momentos sublimes, creían en el goce que describía Jacques Lacan. El goce de Lacan era, para ellos, un concepto. Rechazaban tajantemente, como evidencia empírica, que fuese un fenómeno, una energía o una fuerza. Aceptaban que goce era un concepto y no un fenómeno porque en vez de decir “he sentido goce a plenitud”, tendrían que decir y asumir que “interpreto que mi manera de sentir placer contigo es sólo un fenómeno que expresa algo que debo considerar en términos de goce”. Esta amalgama de ideas, sentimientos, sentidos expuestos, experiencias conjuntas y vida común, hicieron que la vida anterior de ambos se diluyera hasta desvanecerse para este nacer conjunto. Una tarde, en la que ambos se encontraban recostados en la cama leyendo –siempre lo hacían abrazados, ella con su cabeza apoyada en el pecho de él–, Birgit interrumpió a Joao, como ya era costumbre, para comentarle el nuevo libro. –Sabes Jo, acabo de descubrir que bucle no significa rizo tan sólo. En este libro se describe el primero de los bucles denominados condicionales ya que dependen de que una condición se cumpla para repetir las acciones que en ellos se especifican. El funcionamiento del bucle es el siguiente: el flujo del programa entra en el bucle y ejecuta una vez las acciones que se especifican dentro del bloque, cuando hubo ejecutado las acciones se evalúa la condición especificada, y en caso de cumplirse se vuelve a repetir el conjunto de acciones, en caso contrario se da por finalizada la ejecución del bucle. Este bucle es el denominado do… while, el cual se puede traducir por haz……. mientras, el bucle tiene la siguiente sintaxis: do (Acción/es………..), while  (condición_a_evaluar). –Encontré una analogía con nuestra vida. Hemos acometido muchas acciones y después de evaluar las condiciones en las que se dieron, en su mayoría las hemos repetido y otras las hemos finalizado. Con esto puedo decir con certeza que el pasado fue la base para estructurar el presente 23 compartido, con menos errores y desde ese nuevo entramado crear futuro. ¡Existe sólo el presente, como proyección de bucle continuo en el tiempo! –Mira Bir –como él le llamaba cariñosamente porque sonaba muy parecido a pájaro en inglés (bird) y ella, para él, era como un bello pajarito que saltaba y trinaba con ese especial estado anímico que la caracterizaba–, concordando con lo que planteas, yo lo explicaré a mi manera utilizando la Dialéctica, creación de Platón, que pasó por Hegel y terminó en Marx. Hay cuatro principios en la dialéctica, que nosotros hemos hecho nuestros y que aplicamos a diario: Principio del cambio constante, Principio de acción recíproca, Principio de unidad de los contrarios, Principio de cambios cuantitativos y saltos cualitativos. Creo, por lo que ambos hemos vivido, no necesito agregar nada, es lo que aplicamos constantemente. –En realidad la dialéctica es la Ley de la negación de la negación, o la tendencia a renegar de aspectos viejos de un objeto, para dar lugar a aspectos nuevos y superiores del mismo, y eso es lo que nosotros hacemos en nuestra relación. –Jo (you era la dicción), no quiero parecer insistente, quizás menos impertinente, pero el momento amerita seguir con la reflexión, –dijo Birgit– . El intercambio de ahora, me induce a pensar que si yo no hubiese sido tan osada de abordarte en el Central Park, reconozco que así fue, nosotros no hubiésemos propiciado los siguientes encuentros. –¿Sabes? ¡Te otorgo mi libertad! Lo hago con total desapego y plena consciencia que contigo puedo hacerlo. ¿Cuánto llevamos viviendo juntos? ¿Un mes? ¡No, cientos, miles de años! De la ausencia de ambos en el diario vivir al cabal conocimiento de seres humanos y plena satisfacción, y por qué no decirlo deleite de nuestra existencia común. –En el transcurso de siglos de nuestro ensamble han confluido civilizaciones, culturas, generaciones, disciplinas, sistemas, galaxias, círculos de intereses comunes basados en principios y valores cardinales que hicieron converger sinérgica y dialécticamente a estos dos nuevos seres que somos. Por eso lo que éramos no determina ni define lo que somos y seremos. Joao la abrazó y le susurró: –ya que estamos ante iguales, ¿por qué no intercambiamos libertades? Bi se limitó a sonreír.» 
Autor de la Urgencia de un sueño. Mario Toro, poeta , escritor, ensayista
Fotografias archivo revista letras 25.
- Advertisement -spot_img